VINOS

Desde un Ribeiro a un Rioja pasando por un Montilla-Moriles; de norte a sur y de este a oeste, decenas de denominaciones de origen establecen exhaustivas normativas para garantizar una excelente calidad en todos los vinos que se producen en España. LEER

BLANCOS JÓVENES AROMÁTICOS

Estos vinos conservan sus cualidades aromáticas y características primarias. Su ligereza y acidez, así como sus aromas a flores y frutas son su carta de presentación.

BLANCOS SECOS CON MADERA

Un vino blanco seco alcanza esta categoría tras haber tenido contacto prolongado con madera, generalmente de roble.

BLANCOS SECOS NATURALES

Estos vinos blancos tienen más estructura que los blancos jóvenes aromáticos así como buen equilibrio, acidez y alcohol, lo que hace que tarden en evolucionar y envejecer.  Al hacerlo, a veces pierden parte de su elegancia.

DULCES

En esta categoría se engloban aquellos vinos que tienen un elevado contenido en azúcares, ya sean residuales o conseguidos por procedimientos de adición de alcohol al mosto.

Espumosos

Estos vinos se definen por conservar de forma natural gas (anhídrido carbónico) con una presión superior a 2,5 bares. 

ROSADOS

El color de estos vinos se obtiene de uvas tintas fermentadas en leve contacto con las partes sólidas de uva y racimo, que contienen las sustancias naturales con colorantes.

TINTOS CRIANZA

Son los tintos más consumidos en España. El proceso de crianza aporta serenidad y pule las características de estos reputados caldos.

TINTOS GRAN RESERVA

Estos vinos se crían durante al menos 24 meses en madera de roble. Después, envejecen en botella al menos 36 meses, adoptando las características de estos caldos rotundos y nobles.

TINTOS JÓVENES

El valor principal de los vinos tintos jóvenes es la conservación de sus características primarias. Entre ellas destacan su color, aroma, acidez y la jugosidad de sus taninos.

TINTOS RESERVA

Estos caldos se consideran reserva en España después de un periodo de crianza en roble y botella de 36 meses como mínimo, con una duración mínima de 12 meses en la barrica de roble.

TINTOS ROBLE

Los vinos tintos de roble suelen ser caldos muy sabrosos y golosos. Sus notas a fruta y barrica le aportan elegancia, consistencia y permiten una vida más larga.

Vinos Generosos Secos

Alcanzan una alta graduación de alcohol, entre 14° y 23°, derivada del tipo de uva y con una gran amplitud y aromas, como de cuerpo y estructura.